CONCIENCIA/OCTAVI PIULATS/TRADICIONES DE PENSAMIENTO/Vídeos

SALUS PER NATURAM · 16/16 Cierre de la Ruta de las Ermitas

SALUS PER NATURAM / SALVACIÓN POR LA NATURALEZA

A continuación, el capítulo 16 y último, que cierra la serie con unas reflexiones pertinentes en torno a la RUTA DE LAS ERMITAS y el conocimiento espiritual en general. Con este capítulo despedimos la RUTA DE LAS ERMITAS, dejándola a la vez conclusa e inconclusa. Conclusa porque hemos llegado al final de los 16 capítulos tal como habíamos anunciado, inconclusa por no haber podido compartir las dos últimas ermitas, las más especiales y mejor conservadas, motivo por el cual, iban al final. Pero, los caminos del Señor son inescrutables, y el tiempo siempre acaba poniendo las cosas en su sitio.

Goethe en su poema “Los Misterios” describe una montaña sagrada en la que conviven 12 ermitaños. Son los custodios de un secreto, el secreto de una nueva vía hacia la espiritualidad. Su símbolo es la cruz entrelazada con las rosas, símbolo de la Comunidad Rosacruz, hermandad que en el siglo XVII fue la pionera en la espiritualidad occidental. La tesis de Goethe es que las religiones han caído en un dogma que las ha llevado a cometer graves excesos, y que la única solución es la construcción de una nueva ESPIRITUALIDAD que pueda ser aceptada por todos los humanos. Esta nueva espiritualidad debe hollar la senda de relacionar los misterios cristianos, e incluso búdicos, con los misterios de la Naturaleza. Goethe señala que, lo que ha visto Humboldt en Montserrat, los ermitaños conviviendo con una Naturaleza ancestral, puede ser el símbolo de esta evolución espiritual para los europeos. Y es así, porque la espiritualidad arranca en el interior del ser humano, en su confrontación con el autoconocimiento existencial, con el tratar de responder a las preguntas existenciales: Quien soy yo? Qué es la muerte? Cual es mi destino futuro? Y no en las ceremonias de las Iglesias establecidas en la Modernidad. Las respuestas a estas preguntas sólo pueden ser halladas por NOSOTROS MISMOS si, como hacen los ermitaños, podemos parar en nuestra vida cotidiana y reflexionar en plena Naturaleza advirtiendo la dimensión oculta de la misma.

Octavi Piulats en un momento del último capítulo de la serie

En la era de la ecología y de la necesidad de volver a valorar a la Naturaleza, estas ideas de JW.Goethe han adquirido una significación actual para nosotros, habitantes de la sociedad digital y tecnológica del siglo XXI. Este mensaje goetheniano que procede del Romanticismo, nos señala que la vida espiritual ecuménica en un escenario natural como Montserrat, puede ser una metáfora o un símbolo para desencadenar una nueva forma de espiritualidad más respetuosa e interesada en la Naturaleza que en las religiones oficiales, en las cuales el interés por lo natural es inexistente. La famosa frase de Goethe “sólo en el propio Montserrat interior puede hallar el ser humano su felicidad y su paz” nos recuerda, como en el caso de la ciencia o la técnica, que lo religioso actualmente se halla bajo un MONOPOLIO espiritual dictado por las religiones monoteístas, y que por el contrario, si queremos emanciparnos de estos monopolios sin renunciar a lo espiritual, debemos hallar una senda religiosa más acorde con la Naturaleza. El ermitaño ha sido siempre aquel contrapoder espiritual diferente de las Iglesias organizadas, aquel ser humano que se pregunta por lo divino como arquetipo ecuménico que anida en su alma y trata de hallar respuestas en armonía con la Naturaleza.

 

El video en Vimeo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s